Cuidado y entrenamiento de la voz del docente

En esta entrada vamos a resaltar la importancia que tiene el cuidado de la voz para el docente y el aprendizaje de su uso correcto en el aula, que nos puede evitar multitud de problemas relacionados con la voz que en muchas ocasiones van apareciendo a lo largo de nuestra carrera. Además, veremos cómo nuestra voz puede aumentar la expresividad de nuestras explicaciones, la motivación de nuestros alumnos y nuestro disfrute personal.

Todo el contenido de esta entrada procede de las clases que, en distintas ocasiones, he recibido de Aldo Benito Bernal, así como de conversaciones con él acerca de este tema. Aldo Benito es un magnífico profesor de voz y actor en la compañía de teatro de la Cuarta Pared y en Albedrío Teatro y Albedrío Voz, y también imparte cursos de voz para la formación del profesorado en la Comunidad de Madrid. Le estoy profundamente agradecida por haberme dado a conocer este mundo fascinante de la voz, que no sólo me está ayudando a ir solventando mis eternos problemas de garganta (en mi caso un dolor prácticamente crónico) si no que me ha descubierto mil maneras de jugar con la voz y disfrutar de su uso.

Es indiscutible la enorme importancia que tiene la voz en nuestra profesión, es uno de nuestros principales instrumentos de trabajo. La usamos durante muchas horas al día, a lo largo de muchos años, y, además, necesitamos utilizar un volumen relativamente elevado con frecuencia. Pero, a pesar de ello, no le prestamos atención, la damos por sentada, y hay una gran falta de educación vocal entre los docentes.

Hemos aprendido a usar la voz cuando éramos muy pequeños y llevamos toda la vida usándola de la misma manera, por lo que tenemos hábitos muy interiorizados y arraigados que son difíciles de cambiar y que, en muchas ocasiones, no son los adecuados para nuestra práctica docente. Por si esto fuese poco, no sólo falta educación vocal entre los docentes, sino que no somos conscientes de la importancia de dicha educación; nos solemos interesar por este tema cuando ya estamos teniendo algún tipo de problema. Lo ideal sería que esta educación vocal fuese una parte importante del entrenamiento de los profesores noveles. De hecho, Aldo Benito ha impartido este curso un taller de 3 horas de duración en el Máster de Formación del Profesorado de la Universidad Complutense de Madrid, pero lo ideal sería que los futuros profesores dedicasen mucho más tiempo al aprendizaje del correcto uso de la voz.

Os voy a contar brevemente mi historia personal con la voz. Mi estado habitual es tener la garganta dolorida, unos días menos, otros días más y algunos de forma casi insoportable. A pesar de ello, casi nunca pierdo la voz, por lo que es difícil de entender que en ocasiones no pueda acudir al instituto debido a que este dolor se vuelve incapacitante. Tras múltiples visitas al otorrino (diagnóstico: faringitis crónica; que viene a querer decir ajo y agua) e  incluso algunos breves tratamientos de logopedia, en mi instituto se realizó un curso de teatro para docentes impartido por la Sala Cuarta Pared. En una de las sesiones, el profesor y terapeuta de voz Aldo Benito, nos descubrió cómo, en tan solo 2 horas, podíamos practicar algunas técnicas vocales que funcionaban de verdad; aquello fue una auténtica revelación. Ese mismo verano me apunté a su curso intensivo de verano (4 días 4 horas al día), en el que nos grababa al comienzo del curso y al final; notándose un cambio realmente impresionante. Actualmente acudo a un taller de voz los viernes, también llevado a cabo por Aldo, dirigido a actores y a todos aquellos interesados en la voz, en el que estoy aprendiendo muchísimo, además de relajarme y divertirme. Lo que aún me falla es que necesito una mayor disciplina para llevar a cabo ejercicios relacionados con la voz de forma más regular. Esto es también importante recalcarlo, los adecuados hábitos vocales hay que entrenarlos para irlos incorporando y que, con el tiempo, se conviertan en prácticamente automáticos.

Aprender a usar la voz correctamente no solo nos evitará patologías, molestias y dolores, sino que también aumentaremos la eficacia de nuestra comunicación, dotaremos de mayor expresividad e interés a nuestras clases, transmitiremos una mayor emoción y captaremos en mayor medida la atención de nuestros alumnos; así como aumentaremos nuestro disfrute con su uso. De esta manera, usar eficazmente la voz puede incluso influir en el aumento de nuestra autoestima como docentes.

En nuestra conversación a raíz de la escritura de esta entrada, Aldo me explica que podemos diferenciar cuatro distancias comunicativas:

  • La distancia íntima: con tu pareja, por ejemplo.
  • La distancia personal: con alguien que tienes cerca, al que puedes tocar.
  • La distancia social: con alguien desconocido, como por ejemplo alguien que te pregunta por una dirección, que está aproximadamente a un metro de tí.
  • La distancia escénica: la usan los actores, los conferenciantes, los profesores…

Cada una de estas distancias comunicativas requiere de una energía muscular distinta. La distancia escénica necesita unos impulsos musculares que no nos han enseñado a usar, por lo que los profesores damos nuestras clases con las herramientas que serían adecuadas para la distancia social, no la escénica, y este es el origen de muchos de nuestros problemas con la voz. Los profesores no estamos capacitados para realizar el esfuerzo muscular continuo requerido para el habla de la distancia escénica, necesitaríamos tener el abdomen tonificado para apoyar el sonido (el soplo fonatorio en palabras de Aldo). Y, como hemos comentado antes, ni siquiera hay conciencia de esta falta de preparación; como mucho oímos comentar que tenemos que hablar con el diafragma, pero ¿qué significa eso? ¿cómo se hace?…

Distancia escénica

Pasemos ahora a hablar de qué aspectos debemos trabajar para cuidar nuestra voz y usarla con mayor eficacia y expresividad:

El primer aspecto que es fundamental trabajar es la CONCIENCIA RESPIRATORIA, que además influye en otras vertientes de nuestra vida, no sólo en el uso de la voz como docentes. La voz es aire, y, aunque todos hablamos, porque nos han enseñado de pequeños, eso no quiere decir que estemos usando bien el aire. Al comenzar a realizar entrenamiento vocal es muy beneficioso realizar respiración abdominal, porque es muy plena, y permite ir desarrollando la musculatura y acostumbrar al cuerpo a intervenir en la fonación, es decir, la emisión del sonido. Pero, en el día a día, la más eficaz para llevar a cabo nuestro trabajo es la respiración intercostal diafragmática, que también es profunda y permite, al abrir las costillas, que el diafragma se coloque adecuadamente para que el sonido tenga apoyo. Además, es más ágil y práctica que la respiración abdominal, que es demasiado relajante para dar clase. En resumen, la respiración abdominal es más útil para realizar ejercicios preparatorios y la intercostal para usarla en clase. Dos errores relacionados con la respiración que son muy muy frecuentes entre los docentes son: hablar muy rápido, sin dejar tiempo para respirar adecuadamente, y realizar una respiración muy alta (se nota porque subimos y bajamos el pecho), lo que lleva a comprimir el aire hacia la garganta. Ser consciente de estos dos errores y tratar de evitarlos ya produce una importante mejoría en nuestra voz. En mi caso, en muchas ocasiones hablo rápido para intentar dar mucha información en poco tiempo, lo cual es un error, no solo para la voz, si no también debido a que los alumnos prestan menos atención que si tu discurso contiene algunas pausas.

Respiración abdominal
Respiración intercostal

Otro aspecto de gran relevancia a tener en cuenta es LA DISTINCIÓN ENTRE EL VOLUMEN Y LA PROYECCIÓN. En muchos casos, los profesores, para hacernos oír mejor, gritamos, cuando lo adecuado sería proyectar la voz. Estas dos acciones, gritar y proyectar, tienen una anatomía diferente. La subida del volumen es un trabajo sobre todo torácico; el tórax se cierra con impulsos más fuertes cuanto mayor sea el volumen, y la glotis (abertura superior de la laringe, delimitada por las dos cuerdas vocales) se abre de manera muy enérgica, lo que es agresivo para ella. Sin embargo, la anatomía de la proyección consiste en realizar un pequeño impulso entre el abdomen alto y el diafragma, que se localiza muy bien cuando utilizas la voz de llamada (voz para llamar a alguien), y que resulta inocuo para nuestras cuerdas vocales. Nos tenemos que acostumbrar a confiar en ese apoyo y en la dirección que queremos dar a nuestra voz. Por ejemplo, uno de los ejercicios que realizamos en las clases de Aldo es lanzar la voz a otros compañeros teniendo en cuenta la distancia a la que están. Hemos llegado a jugar un partido de voleibol con la voz, lo cual resultó sorprendente y muy divertido. Cuando en el transcurso de nuestra carrera utilizamos el grito en vez de la proyección, con el tiempo esto resulta muy perjudicial, pudiendo acabar con la voz destrozada. Este mal uso va generando disfonías funcionales (afonías, dolores…), que aparecerán más tarde o más temprano.

Proyectar no es gritar

LA POSTURA es también de vital importancia para la voz, por lo que nos conviene desarrollar la conciencia postural. Por ejemplo, si tenemos las piernas muy separadas, ya no tenemos un buen anclaje para el apoyo del diafragma; si el cuello no está correctamente colocado, la salida del aire puede dañar a las cuerdas vocales, etc. La postura idónea sería:

  • Los hombros relajados.
  • El eje cuello cabeza recto (posibilita que las cuerdas vocales estén relajadas).
  • Piernas bien ancladas al suelo, separadas según el ancho de las caderas.
  • Al sentarse, coxis hacia abajo, y apoyo en los isquiones.

En mi caso, mis mayores problemas posturales son subir los hombros, como respuesta al estrés, y echar la cabeza un poco hacia atrás, como para que se me oiga mejor, lo que me produce no solo problemas en la voz, sino también dolores de cuello y de espalda, e incluso de cabeza.

Postura correcta para hablar

Otro aspecto de gran importancia en la emisión de la voz es la ACTIVACIÓN DE LOS RESONADORES, que son cavidades o espacios de resonancia naturales, diferentes a la laringe y faringe (la zona principal de fonación), localizados en el pecho y sobre todo en el cráneo y que permiten que el sonido adquiera más matices de resonancia. Hay que aprender a usarlos, dotando de mayor expresividad a la cara. Si relajamos la cara, la voz se apaga y se vuelve muy poco expresiva; sin embargo, si activamos la musculatura facial expresiva, sonriendo e interviniendo con los ojos y pómulos, el timbre de nuestra voz se enriquece con otros colores y matices (al activar los resonadores de la cabeza) y además nuestro discurso resulta mucho más expresivo, nuestra voz suena más clara y no nos hacemos daño en la garganta, al tener otros espacios de resonancia.

Resonadores del cráneo

Otros aspectos y hábitos que conviene adquirir para cuidar nuestra voz y sacarle mayor partido son:

  • Poner imágenes a las palabras, es decir, dotar de cierta “teatralidad” a lo que decimos.
  • Realizar cambios de volumen y tono (agudo/grave) para aumentar la expresividad.
  • Mejorar la articulación de las palabras (evitando la falta de vocalización, que empeora la comprensión de lo que decimos).
  • Introducir cambios de ritmo, pausas…
  • Beber suficiente cantidad de agua para que nuestra garganta esté lo adecuadamente hidratada.
  • Intentar evitar carraspear, ya que es una acción muy agresiva para nuestras cuerdas vocales.
  • No elevar la voz por encima de la de nuestros alumnos. Cuando hay mucho ruido en el aula, podemos utilizar palmadas, gestos (levantar la mano…), golpes en la pizarra con el borrador, para evitar tener que gritar.
  • Realizar ejercicios de respiración y de calentamiento de la voz antes de comenzar la jornada.
  • Recurrir a amplificadores de voz en situaciones en las que nuestra voz se vea comprometida, por tratarse de ambientes particularmente ruidosos, o tener la voz más frágil o débil por motivos de salud o cualquier otros.

Por último, es muy recomendable JUGAR CON NUESTRA VOZ, disfrutar de su uso, experimentar… como otro reto más de nuestra apasionante y agotadora profesión, que nos empuja a aprender nuevas habilidades día a día.

Y vosotros, ¿cuál es vuestra experiencia con el uso de la voz como docentes? ¿Qué os han parecido las ideas que proponemos? ¿Tenéis otras ideas para cuidar nuestra voz y sacarle el mejor provecho posible? Dejad vuestros comentarios aquí en la web y compartid el artículo en vuestras redes sociales incluyendo mención al @BlogSimbiosis con hashtag #ProyectoSimbiosis. 

¿Te gustaría que hiciésemos alguna entrada en concreto? Si quieres proponer algún tema para una entrada en el blog, haz click en el siguiente enlace. ¿Tienes alguna pregunta o has visto algún error? No dudes en añadir tus comentarios más abajo. 

“No te olvides que, si aún no formas parte del Proyecto Simbiosis, puedes darte de alta siguiendo este enlace. Y si ya eres parte del Proyecto, recuerda que estamos ansiosos por que nos enseñes tus materiales. Si no tienes claro cómo subirlos, aquí tienes un buen tutorial. Además, recuerda que para poder tener acceso al 100 % de los materiales del Proyecto, has de contribuir con tus propuestas. Juntos, somos más.”

Correo de contacto con Aldo Benito Bernal: albedrioteatro@yahoo.es

Rating: 5.00/5. From 3 votes.
Please wait...

También te podría gustar...

Deja una respuesta